Designcom58's Weblog

Icono

Textos y documentos relacionados con la evolución de la maestría con el tema de la Iconografía del Chopo.

Tres métodos, tres enfoques.

Tres métodos, tres enfoques.

Metodología.

En el texto Método Científico, Francisco Herrera Clavero y Ma. Inmaculada Salguero del departamento de Psicología Evolutiva de la educación de la Universidad de Granada nos dicen: “La Metodología General trata de los métodos que pueden aplicarse a todo el dominio del pensamiento teórico, por lo que podemos hablar de ella como Epistemología o Teoría de la Ciencia encargada de clarificar los factores y procesos que intervie­nen en la producción del pensamiento teórico y del conoci­miento científico; así como, validar y regular estrate­gias utilizables en la elaboración teórica.” Lo anterior lo asumiremos como preámbulo a otra aseveración de otros teóricos –Barriga y Henriquez (2003)- que aclaran que, “…al implicarnos en la construcción del objeto de estudio debemos considerar que dicha construcción parte desde la percepción de un fenómeno de interés, en cuya construcción entra tanto el análisis que nos permite desconstruirlo conceptualmente, como la síntesis que posibilita su reconstrucción como en concreto pensado.” Siguiendo a Bourdieu, Chamboredon y Passeron en el oficio del sociólogo, siglo XXI editores, México, D.F., 1993, pps 51-81, esta idea de la construcción-desconstrucción del objeto se aclara con el siguiente planteamiento: “…Esta construcción del objeto no es algo que se opera de un golpe o por un golpe de suerte en el acto teórico inaugural. Esto último lo enfatiza César Germaná al decirnos que el objeto de estudio “se logra por un programa de observaciones o de análisis a través del cual lo que se efectúa no es un plan que se diseña con anticipación, a la manera del ingeniero: es un trabajo de largo aliento, que se cumple poco a poco, por retoques sucesivos, por toda una serie de correcciones, inspiradas en lo que se denomina el oficio, es decir ese conjunto de principios prácticos que orientan las elecciones a la vez pequeñas y decisivas”. Con la construcción del objeto, el sociólogo puede alcanzar una visión relacional de la vida social y con ello una nueva mirada, o que constituye una verdadera ruptura con sus cánones mentales establecidos…” Por el momento lo que interesa es captar esa visión relacional de la vida social de la construcción del objeto y entender como se abre una coyuntura donde es posible replantear la metodología según sea el caso que nos incumba, en función de su originalidad, de sus aportaciones al conocimiento y a la comprensión que se tiene desde el método mismo. Traeremos a colación por cuestiones de organización primeramente el método analítico-sintético, después el fenomenológico y después conceptualizaremos el heurístico.

Método analítico-sintético:

En general se habla de un mismo procedimiento que combina ambas instancias en el desarrollo de un mismo planteamiento, la fase analítica se encarga de desmenuzar, atomizar, separar los elementos del objeto en cuestión para abordarlo y accionar lo que sería propiamente el estudio de sus particularidades, después se perfila el carácter mismo del análisis, puede ser lógico-matemático, experimental, axiológico; de aquí y por efecto dialéctico se reinvierte el proceso y se procede a la fase sintética, las partes del fenómeno son reintegradas en una nueva solución que se detona en función del nuevo planteamiento, acarreando un postulado nuevo; la síntesis también presenta el carácter desde donde se le indujo, con esto quiero decir será lógico-matemático, retórico-axiológico o experimental. Regularmente a este procedimiento se le asocia con el método dialéctico, mismo que en su fase moderna se plantea por filósofos como Marx, Engels, Lenin y que deviene en el pilar del método dialéctico materialista. En sus rasgos más generales constituye el conocimiento científico, los postulados más sobresalientes que han determinado el estado general de la ciencia de hoy. Entre algunos de los logros más notables dentro de este contexto se pueden nombrar, la hipótesis cosmogónica de Kant, la ley de la conservación y la transformación de la energía, la teoría evolucionista de Darwin, para desembocar en la teoría de la estructura celular de los organismos vivos. Recapitulando Mario Bunge nos dice: “El método inductivo-deductivo y el método analítico-sintético siguen el proceso científico de razonamiento. El método inductivo-deductivo estudia casos individuales para llegar a una generalización, conclusión o norma general y después se deducen las normas individuales. El método analítico-sintético descompone una unidad en sus elementos más simples, examina cada uno de ellos por separado, volviendo a agrupar las partes para considerarlas en conjunto.” De este modo afirmamos que las cuatro etapas del proceso de investigación del método científico en general son las siguientes: análisis, síntesis, inducción y deducción.

El método fenomenológico:

Se dice de la sociología fenomenológica basada en la filosofía del alemán Edmund Husserl y en le método de comprensión de Max Weber que alude a la aproximación del los fenómenos sociales excluido el concepto de la lucha de clases. El debate planteado en el plano epistemológico se da en torno al sentido subjetivo que se da a estos fenómenos. Se resalta la estructura del contenido y de la interpretación de la realidad a través del significado subjetivo. Pretende “ir a las cosas” para que ellas se de-velen ante la mirada del conocimiento, presume ser un método connatural al espíritu. Siempre se le ha relacionado, aunque no con el mismo nombre, al método inicial de toda filosofía, que debe comenzar por dirigir la mirada del intelecto al ser de las cosas y luego al propio ser. Es menester practicarlo sin prejuicios que deformen la realidad y naturaleza misma del conocimiento, especialmente la del intelecto sea dicho la verdad o manifestación trascendente. Desde la óptica de Husserl es el método más riguroso y conducente para iniciar cualquier obra seriamente filosófica, impide la intromisión de elementos no evidentes, de concepciones preconcebidas; es decir conduce a la inteligencia a atenerse a la evidencia objetiva, a lo que el ser dice de sí mismo, a su manifestación, presentación o de-velación ante la inteligencia que lo indaga.

Singularmente el método reporta en los diversos sectores de la filosofía, de la psicología, la lógica, la estética, la ética, la filosofía jurídica y social, entro otros campos frutos fecundos que han ayudado a la inteligencia a centrar su verdadero objetivo. En el campo de la filosofía y como punto de arranque conecta inmediatamente a la inteligencia con su objeto: el ser trascendente, a describirlo, todo lo que ese ser es y develar todo lo que en sí mismo encierra en su manifestación. Condición sine qua non una vez realizada esta operación de arranque, la Fenomenología debe ser superada e integrada mediante una actividad rigurosamente filosófica: la de la metafísica, indagando los últimos fundamentos o causas de ese ser trascendental inmediatamente manifestado. De este hecho deviene la seriedad del planteamiento fenomenológico en virtud del cual solamente puede ser solventada una posición metafísica, en la cual debe culminar toda verdadera Filosofía en aras de indagar y esclarecer el ser hasta sus últimos fundamentos o razón de ser.

El método heurístico:

Apoyado en un análisis exegético del tema de la Heurística en el texto Origen del concepto y origen de un problema de Carlos Eduardo Maldonado, haré una compilación de los aspectos más sobresalientes del método. Rastreando en los anales de la historia se ve a la heurística ya estar presente en el periodo clásico de la Grecia antigua sin ser un objeto directo y explícito de tematización. Pasa desapercibida hasta la Edad Media y buena parte de la Edad Moderna. Es después de la segunda mitad del siglo XX que se convierte en tema directo y explícito de trabajo. Como sustantivos aparecen heurésis y heuretós y el verbo que se encuentra en la raíz, heurema; que refieren a la invención, el descubrimiento, lo que se puede encontrar o inventar, la invención, el descubrimiento debido a la reflexión y no al azar. Consecuentemente los elementos irracionales o extrarracionales que aparezcan en tal o cual invención o descubrimiento deben quedar fuera del método heurístico. Textualmente cito: “Desde el punto de vista heurístico, no existe en principio ninguna diferencia entre invención y descubrimiento, una distinción que tiene mucho más que ver con el desarrollo de la ciencia en la modernidad a partir del paradigma newtoniano, y que consiste en contraponer teoría y práctica dándole, sin embargo, un alto reconocimiento a la experimentación. De esta suerte, el hallazgo, la invención o el descubrimiento ocupan exactamente el mismo estatuto y nivel y constituyen el objeto de una tematización racional. Tal es el tema de origen de la heurística.”1

El autor abunda que cuando se usa el concepto como sustantivo se lo identifica con el arte o la ciencia del descubrimiento, pero que cuando es usado como adjetivo se refiere a cuestiones específicas como estrategias heurísticas. Es de tal modo que la heurística forma parte de los métodos, es decir de los caminos del descubrimiento científico. Subraya el autor que más ampliamente, la heurística forma parte del proceso mismo del descubrimiento y de la investigación teórica en el sentido más fuerte de la palabra: lógica. Nos advierte el autor que el proceso de investigación –proceso eminentemente guiado por la lógica- comprende dos momentos principales, la invención de resultados y conocimientos, y la demostración de los resultados. En la distancia, el más importante es el primero; y es precisamente en este sentido que la heurística forma parte del cuerpo de la lógica.

Según Maldonado desde este punto de vista, la lógica estaría compuesta por cuatro partes: la metodología, la semiótica, la lógica en sí misma y la heurística. Concluye en este punto…”A la semiótica debe la lógica su fundamentación, a la metodología, su perfeccionamiento; a la heurística, finalmente, su sentido mismo, puesto que el ejercicio de la lógica no es otro que el de servir de hilo, marco, criterio o parámetro para la investigación científica.”2 En este sentido y de manera definitiva la investigación científica es en la actualidad el motor, la dínamo que promueve la investigación y el descubrimiento científicos, la capacidad para formular y resolver problemas. Y es la heurística la que se debe comprender inicialmente como aquella parte de la lógica consistente en la búsqueda de procedimientos adecuados para la solución de problemas. Entre estos procedimientos encontramos los experimentos, las teorías, la elaboración de modelos, recientemente la simulación, y finalmente la aplicación de los experimentos, modelos y teorías para intervenir de manera directa en los comportamientos de la sociedad y de la naturaleza en general.

Para asentar sus postulados el autor menciona que la heurística inscribe su comprensión en tres grandes áreas, aunque con distinta importancia y desigual reconocimiento social, académico y científico. A entender son las siguientes:

a) La heurística como un enfoque y método propio del pensamiento sistémico, con particular interés en temas como la racionalidad de los agentes y la elaboración de estrategias de acción,

b) La heurística como la entienden principalmente las ciencias de la organización –la administración de empresas-, así como la ingeniería –notablemente la ingeniería de sistemas- consistente en el desarrollo de reglas precisas –específicamente, procedimientos algorítmicos- en la solución de problemas bien determinados; y

c) La heurística filosófica en el sentido de la elaboración de una lógica de reconocimientos, formulación y resolución de problemas, dada la importancia al mismo tiempo científica, filosófica y social de los mismos. Esta última para el autor es considerada la más importante y paradójicamente la menos desarrollada y reconocida. Al grado de proponer a partir de la idea de heurística filosófica, la noción de la heurística como una ciencia. Su tesis es que las ciencias de la complejidad pueden contribuir como basamento para la heurística- como ciencia o como lógica. Sugiere que dada su radicalización estuvo oculta en el sentido de que nunca fue un objeto directo de tematización y problematización, que por no explicarse de manera directa, permaneció próxima a fantasías próximas a la irracionalidad. Y yendo al extremo afirma que esta radicalización de la heurística es la radicalización misma de los iniciadores, de aquellos que no hicieron concesiones a la tradición y que por ello mismo llevaron a cabo una inflexión –por decirlo de alguna manera-, en la historia y la vida del conocimiento. Esta radicalidad –nos dice- constituye exactamente el objeto de una historia de la heurística. Que en el lenguaje de Thomas Kuhn, dicha radicalidad de la heurística no es otra cosa que la efectuación de rupturas epistemológicas –epistemológicas, metodológicas, lógicas, conceptuales-, que son o que implican, en verdad, rupturas sociales.

Concluyendo y anticipando un planteamiento mucho más profundo del estudio de la heurística, menciono que la acepción contemporánea, de la heurística es comprendida como la ciencia de la creación de sistemas de conocimiento con una determinada plausibilidad y en sistemas de invención y descubrimiento bien adaptados. Buscaré el momento preciso para ahondar en la cuestión de la heurística y el método, así como de las transformaciones de la epistemología y la filosofía de la ciencia.

A manera de conclusión es preciso mencionar que el proceso, adaptación, elección, y ulterior aplicación de tal o cual procedimiento metodológico no se da así mecánicamente, para efectos de ilustrar esta suerte de introducción en nuestro curso propedéutico, es menester hacer un recuento de los procedimientos metodológicos y es sólo bajo tal óptica que este ejercicio introductorio a la epistemología es válido y se puede contextualizar. Vaya pues una invitación al debate y la comprensión a todo el círculo de convocados al curso propedéutico, con el más atento saludo y la invitación a que tal vínculo nos una y proponga la estrategia para complementar nuestras ulteriores actividades.

Bibliografía.

-Método Científico

Francisco Herrera Clavero y Ma. Inmaculada Salguero

Departamento de Psicología Evolutiva de la Educación

Universidad de Granada

-El Método Fenomenológico de la Investigación Filosófica

Patricio Antonio Bahamondes Becerra

20 de junio de 2007

http;//pbahanondesprf313.wordpress.com

1 y 2-Origen del concepto y origen de un problema.

Carlos Eduardo Maldonado

Universidad Externado de Colombia

Texto aprobado: aparece en un libro sobre CTS, Arte y Ciencia, publicado por la Universidad Javeriana, Bogotá (2005).

Alberto Zamora

Diseño y Comunicación

lazc@cablevison.net.mx

lasz@xipe-totec.org

55 66 60 54

Archivado en: Maestría Artes visuales y diseño,

One Response

  1. Estupendo su blog, les invito al mío en gestaculto67.wordpress.com, llamado EPISTEMO EN SUS LABERINTOS. Este mexicano radicado en Colombia les desea éxitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: